Conoce nuestras especies: la tortuga carey

Por publicado el 23 mayo, 2012, bajo la(s) categoría(s) Fauna, Reptiles

Tortuga carey, isla de Utila, Honduras

Tortuga carey, isla de Utila, Honduras. Fotografía: Wikimedia commons

La tortuga carey (Eretmochelys imbricata) es una especie de tortuga marina y está en peligro crítico de extinción. Tiene el cuerpo plano protegido por un caparazón. Se la distingue por su pico puntiagudo y curvo con una prominente mandíbula superior y por los bordes en forma de sierra de su caparazón, que tiene un fondo de color ámbar, con una combinación irregular de bandas claras y oscuras de colores predominantemente amarillos y marrones difundidos a los lados. Sus extremidades tienen forma de aleta y están adaptadas para nadar en mar abierto. Las tortugas adultas miden entre 60 y 90 cm de longitud de caparazón y entre 50 y 80 kg de peso en promedio.

Se la puede encontrar tanto en mar abierto, como en lagunas poco profundas y arrecifes de coral, donde encuentra fácilmente su alimento. Una de sus presas preferidas es la esponja de mar, que tiene altos niveles de óxido de silicio en su organismo y es altamente tóxico y letal para otros organismos. Con la excepción de algunos peces muy especializados de los arrecifes de coral, como el pez payaso (Amphiprion spp.), no se conoce ningún otro vertebrado capaz de tolerar una dieta tan tóxica. También se alimentan de otros invertebrados, como ctenóforos y medusas.

Gráfico de lugares de anidamiento de la tortuga carey. Los círculos rojos representan los principales lugares de puesta, los amarillos, los secundarios. Fuente: Wikimedia commons

La tortuga carey se distribuye muy ampliamente, se la encuentra en aguas tropicales de los océanos Índico, Pacífico y Atlántico. Se conoce la existencia de dos subpoblaciones principales, la del Atlántico y la del Índico-Pacífico.

Muchas cuestiones sobre el ciclo vital de la carey permanecen en desconocimiento. Anidan en intervalos entre dos y cuatro años, aunque este periodo puede variar mucho más. Se aparean en lagunas poco profundas cerca de las playas donde probablemente pondrán su nido. La época de apareamiento de la carey atlántica transcurre normalmente entre abril y noviembre. Para las poblaciones del océano Índico, como las de las Islas Seychelles, ésta discurre entre septiembre y febrero.

Las hembras se arrastran hasta la playa durante la noche, limpian y cavan un agujero con sus aletas traseras, donde depositan entre 90 a 250 huevos, dependiendo la zona, y de inmediato los cubren con arena. Después la hembra vuelve al mar. La puesta es el único momento en que las tortugas carey abandonan el mar. La carey se cruza fácilmente con otras tortugas marinas y se han dado casos de individuos híbridos viables y fértiles.

La tortuguitas recién nacidas pesan menos de 24 gramos y miden unos 2.5 cm de longitud. Abandonan el nido de noche e instintivamente se dirigen hacia el mar, guiadas por el reflejo de la luna en el agua. Las crías pueden ser presas de diversos predadores, como cangrejos y aves. Se sabe muy poco sobre la vida de las crías. Después de alcanzar el mar se cree que inician un período de vida alejadas de la costa. Cuando los ejemplares jóvenes alcanzan unos 35 cm de longitud, se mudan de las aguas alejadas de la costa a los arrecifes de coral. Alcanzan la madurez sexual entre los 20 y los 40 años de edad. Las carey, como muchas otras tortugas marinas, son solitarias durante la mayor parte de su vida, agrupándose sólo en época de apareamiento. Se cree que pueden vivir  hasta 50 años, aunque no se sabe con exactitud la edad que pueden alcanzar en estado salvaje. Actualmente se sabe que son de marcado carácter migratorio.

Los tiburones y los cocodrilos marinos son algunos de sus depredadores naturales y se sabe que algunas especies de pulpos y de peces pelágicos se alimentan de tortugas adultas. A lo largo de todo el mundo las tortugas carey son cazadas por los seres humanos, aunque esta práctica sea ilegal en muchos países. En algunas partes del mundo se capturan por ser consideradas un alimento exquisito, como  en China y Japón. Muchas culturas también usan los caparazones de estas tortugas con fines decorativos y son tan demandadas como el marfil, el oro y algunas gemas, alcanzando elevados precios en el mercado. La mayor parte del comercio mundial de sus caparazones se produce en el Caribe.

La tortuga carey se encuentra en amenaza crítica de extinción debido a varios factores, entre los que se incluye su crecimiento lento y tardía madurez y lenta tasa de reproducción; la muerte de individuos adultos por causa humana, ya sea para su consumo o comercialización o por accidente; las zonas de anidación se encuentran amenazadas por la invasión humana y animal.

En 1996 E. imbricata fue incluida en la Lista Roja de la UICN de especies amenazadas, clasificada como especie en peligro crítico de extinción. La especie (junto con toda la familia Cheloniidae) fue incluida en el Apéndice I del Convenio sobre el Comercio Internacional de Especies de Fauna y Flora Salvaje Amenazadas (CITES). Por este Convenio, es ilegal la importación o exportación de productos derivados de estas tortugas, así como matar, capturar o acosar a tortugas carey.

Fuente:
http://es.wikipedia.org/wiki/Eretmochelys_imbricata

Síguenos en twitter en @verdexmi o visítanos en  facebook.com/verdexmi

:, , , , , ,

2 Trackbacks / Pingbacks de esta entrada

Deja un comentario:

Puedes usar estas etiquetas de XHTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Búsqueda